En Noticias

Que la crisis generada por la pandemia de Covid-19 ha supuesto un bache para las empresas dedicadas a los eventos y reuniones, es un hecho. Pero la mente de un empresario optimista no debe detenerse a pensar por qué ha sucedido, sino plantearse ¿qué puedo hacer para minimizarlo?

Una vez interiorizado este mensaje, es el momento de adaptarse y adoptar soluciones que nos parecían aún lejanas en el tiempo, pero que se han acelerado y ya están más que implantadas. Una de estas soluciones son los eventos virtuales.

Inicialmente, en medio de la confusión, la solución más inmediata fue optar por grabar el evento y, posteriormente, compartir con los participantes que no podían asistir presencialmente. Sin embargo, el formato no era válido para todas las tipologías de evento y podía llegar a resultar aburrido, por lo que se pasó a transmitir en directo, vía streaming, lo cual aportaba más dinamismo al contenido. Sin embargo, según la naturaleza del evento o de la reunión, seguía existiendo una clara necesidad de interactividad con los usuarios remotos para conseguir mantener una sensación más real de estar asistiendo al evento en cuestión. 

Eventos híbridos: qué son

Era necesario crear una experiencia más significativa, con participación de los asistentes y con feedback en tiempo real. Por eso, surgen los eventos híbridos, que consiguen reunir en un único espacio, a participantes presenciales con los virtuales, de modo que se funde la comunicación optimizada de los invitados in situ con los beneficios de organizar un evento digital (menos coste, más fáciles de montar, sin fronteras ni aforos).

Los eventos híbridos para empresa se han convertido en una solución especialmente beneficiosa pero, para que así resulte, es imprescindible mantener unos estándares de calidad y sobre todo conseguir experiencias a medida, adaptadas a cada cliente y a sus necesidades reales. 

La situación es esta: los eventos virtuales, híbridos y webinars han venido para quedarse y la clave está en saber ofrecer a tu cliente lo que realmente necesita, pues no se trata de utilizar la tecnología por que es lo que toca. 

Es importante aclarar que, mientras un webinar resulta más uniforme y estandarizado, un evento virtual permite la customización y la interactuación con el contenido, pudiendo mejorar aún más la experiencia, si se añade una parte presencial con ciertos invitados que motivarán a la participación y conseguirán hacer del evento una experiencia más “real”. 

Imposible que los eventos presenciales desaparezcan, y volverán sin duda, pero por el momento, y creemos que hasta entrado 2021, la alternativa que las marcas están encontrando es contar con una estrategia de eventos híbridos. 

Por eso, en Monbull, como expertos en el alquiler de espacios en Madrid, hemos querido adaptar uno de nuestros espacios y convertirlo en un plató que nos permita ofrecer este servicio a nuestros clientes. Se trata de un servicio llave en mano, que se diseña sólo a partir de las necesidades reales y los objetivos perseguidos por el cliente, procurando crear una solución óptima, en línea siempre con el nivel de detalle y cuidado que caracteriza nuestra gestión de cara al cliente y sus proyectos.

Entradas Recientes

Empiece a escribir y presione enter para buscar